Noticias

Punto Blanco: Un oasis de silencio

Viernes, 17 febrero 2017

Lectura de 6 min.


Con la apertura de Punto Blanco, la comunidad del Tecnológico de Monterrey podrá abstraerse de la rutina para disfrutar de momentos de quietud y silencio, en un espacio diseñado para la introspección, la meditación, el autoconocimiento y el encuentro espiritual.

La semana de parciales, las entregas finales, el incesante flujo de información, el tráfico, el cierre de mes, los compromisos sociales… sabemos que la vida en el Campus puede tornarse difícil, estresante. Y ese ritmo acelerado de vida no es exclusivo de estudiantes; con tantas cosas en mente, pendientes por palomear y el constante movimiento de un lado a otro, todos necesitamos de vez en cuando un respiro.

Conscientes de la necesidad de mantener un sano equilibrio entre cuerpo, mente y espíritu, el Tecnológico de Monterrey –a través del nuevo Plan Maestro del Campus Monterrey– comenzó a adecuar nuevos espacios para proveer de instalaciones que apoyen el desarrollo integral de la comunidad interna y ampliada del Tec.

A partir del 15 de febrero la comunidad del Tecnológico de Monterrey podrá disfrutar de momentos de quietud y silencio en Punto Blanco, un nuevo espacio ubicado en el Centro Estudiantil que fue diseñado para fortalecer el espíritu a través de la introspección, la meditación y el autoconocimiento. Con ello lo que se busca es que las personas que interactúen en Punto Blanco puedan enriquecer la tradición espiritual propia, así como abrir la posibilidad de conocer diversas prácticas espirituales.

 

Punto Blanco se ubica en el Centro Estudiantil del Campus Monterrey.

En tiempos en que el estrés y el ritmo acelerado del día a día consumen buena parte de nuestra energía, Punto Blanco surge como un oasis de silencio y tranquilidad para alumnos, profesores y la comunidad interna y ampliada del Tec.

Como su nombre lo indica, se trata de un lugar blanco, símbolo de pureza y simplicidad, que busca con un diseño y una estética minimalista ofrecer momentos de quietud y paz. La configuración de este espacio invita a la pausa para estar en total tranquilidad con el espíritu. Tiene una forma redonda, circular, símbolo de la perfección, con cortinas blancas que cuelgan del doble techo y en la que se reflejan luces tenues cambiantes; la sensación que el espacio genera es, al mismo tiempo, de vacío y de intimidad, la fórmula perfecta para el encuentro con uno mismo. Además, hay tarjetones con meditaciones guiadas e información para conocer distintas tradiciones espirituales.

En Punto Blanco se podrá desarrollar cualquier tipo de práctica espiritual, pues es un espacio que acoge la espiritualidad de toda creencia y credo. Para ahondar en el desarrollo de los temas espirituales, se contempla que Punto Blanco sea un espacio que invita al estudio y a la lectura de libros que aborden diversos temas relacionados con la meditación, así como técnicas y prácticas diversas de espiritualidad. Además, los usuarios podrán usar tabletas con aplicaciones especiales para conocer con mayor profundidad sobre su propia tradición espiritual y, también, sobre otras tradiciones espirituales.

 

 

«Lo que queremos es encontrar un refugio en este espacio», comenta Martha Sañudo, doctora en Filosofía y Teología, del Departamento de Filosofía y Ética. «Las universidades con frecuencia enfocan su atención al desarrollo de la mente, pero hemos aprendido a incluir programas de salud integral para el cuerpo, y Punto Blanco es, precisamente, un espacio que abre esa otra dimensión: la espiritual», desde la cual se obtiene el balance necesario entre el cuerpo y la mente.

Sañudo comentó que la expresión «conócete a ti mismo» es un lema antiquísimo, que los griegos tomaron de los egipcios y pasaron a la cultura occidental, y que el cristianismo ha reforzado; añadió que conocerse a sí mismo no es una tarea fácil, se requiere silencio y concentración, y los frutos de este auto-conocimiento son la paz interior y la autenticidad. «Estos frutos son los que una institución como el Tec de Monterrey debe ofrecer a la sociedad en general», dijo la filósofa, «es decir, formar profesionistas bien centrados, íntegros, con sentido de vida y plenitud».

Por su parte, Martha Maqueo, Directora Académico y de Apoyo a la Visión Campus Monterrey, amplió sobre lo que se busca con la apertura de este espacio. «Todos vivimos de prisa y bajo esa dinámica del día a día podemos experimentar estrés», dice, «Punto Blanco es un espacio que invita a hacer un alto en el camino, bajar la ansiedad y tomarnos un tiempo para reflexionar, pensar y meditar en lo que es importante».

El lugar está abierto para todo público de lunes a viernes de 8:30am a 5:30pm, tiene acceso para sillas de ruedas y está en silencio constante, excepto por una hora de música en la mañana (de 10:45 a 11:45am) y otra hora por la tarde (de 3:30 a 4:30pm). La música ha sido elegida por alumnos de los programas de Ingeniero en Producción Musical Digital (IMI), para conocer la espiritualidad representada en música de diversas culturas y de múltiples instrumentos. Punto Blanco, además, contará con un programa de actividades en la tarde para fomentar la reflexión espiritual a través de eventos puntuales o ciclos temáticos.

Con Punto Blanco la comunidad del Tecnológico de Monterrey podrá refugiarse en paz y tranquilidad. Este es un espacio de reflexión y meditación que respeta la diversidad de creencias, credos y prácticas espirituales de cada usuario.

¡Ven, conócelo y vívelo!

 

 

Corte de listón

Con una pequeña ceremonia vivencial que contó con la presencia de varios directivos, alumnos y maestros del Tecnológico de Monterrey, se inauguró al mediodía del 15 de febrero el Punto Blanco. Por espacio de 5 minutos, los asistentes compartieron un momento de quietud, silencio y paz, para después reflexionar sobre la importancia y relevancia de abrir un espacio de este tipo en el Tec: un espacio que, cabe mencionar, es temporal, y cuyo funcionamiento servirá para preparar el camino de lo que será un área permanente dentro del Campus.

A la discreta pero especial ceremonia de apertura asistieron personajes como Eva Garza Gonda de Fernández, presidenta del Comité de DistritoTec; Salvador Alva Gómez, Presidente del Tecnológico de Monterrey; David Noel Ramírez, Rector del Tecnológico de Monterrey; Alfonso Pompa, Vicepresidente de Campus del Tecnológico de Monterrey; Víctor Gutiérrez Aladro, Rector de la Zona Norte del Tecnológico de Monterrey; así como José Antonio Torre, Director de Urbanismo Ciudadano.

SHARE

Más Noticias
de Distrito Tec