Blog

Adiós al unicel

Martes, 21 febrero 2017

Lectura de 3 min.


Como iniciativa que busca contribuir a la mejora de las condiciones del medioambiente, en DistritoTec tenemos una política de cero tolerancia con el unicel en los eventos que organizamos.

Los usamos en fiestas, carnes asadas, posadas, en la comida que pedimos para llevar en restaurantes y la que llega a domicilio, incluso es la opción de muchos hogares para no lavar trastes el fin de semana… se trata de la amplia gama de cubiertos, vasos y platos desechables, hechos a base de poliestireno expandido (EPS) mejor conocido en México como unicel.

De las 125 mil toneladas de unicel que se producen cada año en el país, 75% se destina a la industria de empaque, embalaje y construcción; el 25% restante es destinado a los productos desechables para la industria alimenticia, según datos de la Asociación Nacional de la Industria Química (ANIQ).

Aunque en años recientes se han instalado empresas y centros dedicadas al reciclaje de este material en algunos puntos del país, lo cierto es que la cultura del reaprovechameiento del unicel apenas comienza; aún no se tiene la capacidad para reciclar la cantidad de desperdicio que se genera de unicel y su uso indiscriminado sigue teniendo un impacto ambiental negativo.

Para dimensionar sus efectos, a continuación algunos datos:

  • Se estima que en México se consumen anualmente más de 13 mil millones de piezas de unicel, entre ellos vasos, platos y placas dedicadas a la construcción.
  • Al quemarse el unicel, éste contamina el aire y afecta la salud de las personas.
  • La producción del unicel emite clorofluorocarbonos (CFC) a la atmósfera, los cuales dañan la capa de ozono.
  • No es un material biodegradable (tarda unos mil años en degradarse).

 

Además, debemos considerar que en meses recientes en la zona metropolitana de Monterrey se reportan constantemente niveles altos de contaminación y una mala calidad del aire. Tan solo en enero de este año, el Sistema de Monitoreo Ambiental colocó en una precontingencia ambiental en la ciudad.

Por ello, no debemos contribuir al deterioro del medioambeinte con la compra y desperdicio de un material como el unicel, que es perfectamente substituible.

En DistritoTec creemos que el precio de venta no puede ser la única variable que consideremos al momento de realizar una compra. Por esta razón, tenemos establecida una política de cero-unicel en nuestros eventos y pedimos a socios, proveedores y amigos que se sumen y utilicen solamente desechables biodegradables.

Con este tipo de acciones lo que queremos es incentivar conversaciones, reflexiones y también un cambio de hábitos en torno al cuidado del medioambiente.

Los invitamos a ser parte de este movimiento con acciones individuales que sumen un esfuerzo colectivo. Esperamos que tanto nuestro empuje como el de los consumidores tenga un efecto en el mercado, y que el incremento en la conciencia y la demanda por productos biodegradables logre modificar la oferta y la haga más accesible.

SHARE

Más Blog
de Distrito Tec