Noticias

Se despide el #EstadioTec para dar paso a nuevas historias

Sábado, 29 abril 2017

Lectura de 10 min.


Hoy le decimos adiós a un grande, pero con el objetivo de fortalecer la evolución del Campus Monterrey en relación a su entorno, próximamente se abrirá un nuevo capítulo en la historia del Tecnológico de Monterrey con el Centro Deportivo Borrego.

La historia del Estadio Tecnológico está íntimamente relacionada al nacimiento del Tecnológico de Monterrey. Surgió de una gran idea que, a mediados de la década de los cuarenta, parecía un sueño lejano.

El escenario lucía muy diferente en los terrenos en donde se ubica hoy el Tec. Según cuenta Ricardo Elizondo Elizondo en su crónica sobre la fundación de la institución:

«…los primeros alumnos y primeros maestros recuerdan que solamente crecían gramíneas silvestres, girasoles y ratamas y que, incluso hasta las bardas se acercaba a pastar un caballo flaco con un mecate arrastrando, o dos vacas cuyos cencerros marcaban las tres de la tarde… sólo se veían amplios llanos que agrietaban su soledad bajo los soles del verano».

 

 

Es ahí, en lo que antes se consideraba las afueras de la ciudad, donde en 1945 el arquitecto Enrique de la Mora esbozó un plan maestro para concretar el Campus Monterrey. Y poco tiempo después, el 4 de noviembre de 1946, se anunció la edificación de un estadio con capacidad para 18 mil espectadores en terrenos contiguos al Campus.

Elizondo Elizondo recoge en su crónica que desde ahí, en donde se terminó por edificar el Estadio Tecnológico, «se veían algunos caminos vecinales que conectaban aisladas construcciones rurales». Vale la pena imaginar aquel escenario preurbanizado para poder dimensionar la relación histórica que guarda el Tec con el desarrollo de esta zona de la ciudad de Monterrey.

Fue hasta el 10 de agosto de 1948 cuando inició la construcción del Estadio, un proyecto que corrió a cargo del arquitecto Ricardo Guajardo (miembro de la comunidad del Tecnológico) en conjunto con el ingeniero Armando Ravizé Rodríguez. El Estadio fue finalmente inaugurado el 17 de junio de 1950 por el entonces Presidente de la República, Miguel Alemán Valdés, con un encuentro de futbol americano entre los Pumas de la UNAM y los Borregos. ¿El marcador final? La victoria se quedó en casa, con la pizarra de 20-13.

 

 

A partir de entonces, en el Estadio se escribieron historias memorables tanto para la comunidad del Tecnológico como para la ciudad. El 1 de enero de 1965, por ejemplo, comenzó su ampliación para alcanzar una asistencia de 33 mil 500 espectadores, lo suficiente como para llenarse en eventos deportivos y otro tipo de espectáculos. Esta etapa de adecuaciones comprendía mejorar sus instalaciones periféricas y dotarlo de un estacionamiento más amplio.

Una buena parte de su historia también está ligada al futbol local e internacional. El Estadio Tecnológico recibió en 1952 el aval de la Federación de Fútbol Mexicana (FMF) y con ello surgiría años después una ferviente relación entre la afición de los Rayados de Monterrey y la zona Tec. La “graduación” del Estadio a nivel internacional llegó el 3 de junio de 1986 en el marco de la Copa Mundial de Futbol que se efectuó en México, con el partido que Portugal ganó 1-0 ante Inglaterra. Pero en ese mismo Mundial, el delantero inglés Gary Lineker dejaría estampada en la memoria de la ciudad futbolera el hat-trick que consiguió ante Polonia el 11 de junio de 1986.

El futbol profesional terminaría por despedirse del Estadio Tecnológico el 9 de mayo de 2015, con un empate a dos goles entre los Rayados de Monterrey y los Pumas.

 

Un vibrante panorama deportivo y atlético

 

Vista aérea del Centro Deportivo Borrego.

 

El Estadio Tecnológico llenó de entrañables historias a más de una generación de estudiantes, profesores, deportistas, coaches y aficionados del deporte amateur, estudiantil y profesional. La construcción de esas historias no se detendrán, por el contrario, seguirán por muchas generaciones más en un nuevo complejo de instalaciones deportivas de primer nivel, diseñadas para satisfacer a atletas de primer nivel.

El Centro Deportivo Borrego, anunciado al público en febrero de 2017, es uno de los proyectos pilares del desarrollo integral de la comunidad del Tecnológico de Monterrey. Es un proyecto que, además, está enmarcado dentro de la evolución del Campus Monterrey planteada en el Plan 2020, que responde al Modelo Tec21 y a la iniciativa DistritoTec. La visión es clara: mejorar y actualizar las instalaciones con miras a tener un Campus listo para el futuro, más integrado a su entorno para impulsar el desarrollo de la zona (como ocurrió en su momento en la década de los cuarenta).

El Centro Deportivo Borrego se ubicará en un polígono de aproximadamente 14 hectáreas, en donde también se alojará un nuevo estadio de escala universitaria (con capacidad de 10 a 15 mil butacas), una nueva pista de atletismo, nuevas canchas y campos deportivos.

 

 

El fomento y desarrollo de la cultura del deporte en el Tec requiere de instalaciones adecuadas, pues son más de 7 mil alumnos los que participan cada año en actividades deportivas en el Campus, más de 700 equipos deportivos que compiten anualmente en torneos interiores y una veintena de equipos representativos de las ramas femenil y varonil. El nuevo Centro Deportivo Borrego reacondiciona las instalaciones antes conocidas como Campos Escamilla con mejoras significativas a nivel de pista, canchas e instalaciones deportivas; y como estampa de esta evolución, el Nuevo Estadio.

Se trata pues de un esfuerzo sin precedente en el Campus Monterrey por actualizar y mejorar los espacios que permiten desarrollar las capacidades físico-atléticas de estudiantes, profesores y la comunidad ampliada del Tecnológico. Es decir, el Centro Deportivo Borrego también impulsará la actividad y la vida de nuestro entorno urbano. Esa es la mística del DistritoTec, que tiene a una institución como el Tecnológico como motor de desarrollo de una zona que ha crecido a la par y que, además, cuenta con un gran talento para fortalecer el músculo de una sociedad que está ansiosa de tener historias de éxito.

 

 

Cabe destacar que el predio en donde se ubica actualmente el Estadio Tecnológico dotará al DistritoTec de una serie de proyectos que impulsarán a la zona. Uno de ellos forma parte de una nueva vocación del Tecnológico de Monterrey por compartir espacios con su comunidad inmediata, una actitud que ya se ve reflejada a una escala menor en los Parques de Bolsillos que se han acondicionado en terrenos que el Tecnológico abrió para el disfrute público. Próximamente se darán a conocer más detalles de lo que será un gran Parque Central, aproximadamente 4 hectáreas de espacio compartido con la comunidad.

El Campus está en plena evolución y con ello también se está replanteando la colaboración entre autoridades, organizaciones y ciudadanos comprometidos con mejorar las condiciones de la ciudad. Así es como se seguirán construyendo historias entrañables de éxito, esfuerzos y hazañas no solo deportivas, también comunitarias. Hoy le decimos adiós al Estadio Tecnológico, pero aguardamos emocionados el momento de poder disfrutar de una renovada manera espacios deportivos y atléticos de primer nivel.

 

SHARE

Más Noticias
de Distrito Tec