Blog

50 razones por las que todos deberían querer calles más caminables

martes, 28 enero 2020

Lectura de 20 min.


Desde lograr que vivas más tiempo hasta hacer que las ciudades sean más resilientes: si quieres una razón para que tu ciudad sea más accesible, aquí la tienes.

Por Adele Peters

A medida que más ciudades intentan mejorar la caminabilidad, desde “supermanzanas” sin automóviles en Barcelona hasta banquetas protegidas contra el calor en Dubai, un nuevo informe describe las razones detrás del cambio, las acciones que las ciudades pueden tomar para alejarse de un mundo centrado en el automóvil y por qué importa la caminabilidad (walkability en inglés).

“Si una persona cambia de un largo traslado al trabajo a una caminata, su felicidad aumenta tanto como si se hubiera enamorado”.

«Los beneficios de la caminabilidad están todos interconectados», dice James Francisco, diseñador y planificador urbano de Arup, la firma de ingeniería global que creó el informe. “Tal vez deseas que tu negocio local mejore con más tráfico peatonal. Pero al tener ese beneficio, se integran otros. No solo obtienes la vitalidad económica, sino que también obtienes los beneficios sociales, como el que las personas salgan y conversen y se conecten, y luego obtienes beneficios para la salud”. Una sola intervención también puede llevar a beneficios ambientales y políticos.

El informe analizó docenas de estudios para cuantificar 50 beneficios de la caminabilidad en las ciudades.

1. Ayuda a las personas a vivir más tiempo

La inactividad es la cuarta causa de mortalidad en todo el mundo; la actividad física cayó un 32% en las últimas cuatro décadas en Estados Unidos y un 45% en menos de dos décadas en China. Para las personas mayores de 60 años, caminar tan solo 15 minutos al día puede reducir el riesgo de muerte en un 22%.

2. Ayuda a las personas a adelgazar

Una caminata de 30 minutos puede quemar 100 calorías; por cada 12 cuadras caminadas al día, aproximadamente, tu riesgo de obesidad cae 4.8%.

3. Reduce el riesgo de enfermedades crónicas

Caminar regularmente puede reducir el riesgo de enfermedades como diabetes tipo 2, enfermedades cardíacas y cáncer de colon. La inactividad es una de las causas principales de la mayoría de las enfermedades crónicas.

4. Hace más felices a las personas

Una persona que realiza un traslado de una hora en automóvil necesita ganar un 40% más para ser tan feliz como alguien que realiza una caminata corta al trabajo. Por otro lado, los investigadores descubrieron que si una persona cambia de un largo traslado al trabajo a una caminata, su felicidad aumenta tanto como si se hubiera enamorado. Las personas que caminan 8.6 minutos al día tienen 33% más de probabilidades de reportar una mejor salud mental.

5. Mejora la seguridad vial

Más de 270,000 peatones son asesinados en todo el mundo cada año; un mejor diseño de las calles y políticas de reducción de velocidad pueden ayudar a disminuir el riesgo de accidentes. Con solo acortar un paso peatonal se puede reducir el riesgo de muerte de peatones en un 6%.

6. Trae de vuelta los «ojos en la calle»

Si bien algunos países invierten en cámaras de seguridad para calles, como el Reino Unido, con 5.9 millones de cámaras en espacios públicos, motivar a más personas a caminar es una forma más barata de aumentar la vigilancia y hacer que las calles se sientan más seguras.

7. Reduce el crimen de otras maneras

Hacer que las calles sean más agradables para caminar, reduciendo la basura, por ejemplo, o haciendo respetar el límite de velocidad, tiene el beneficio adicional de disminuir la delincuencia. En un vecindario de Kansas City, el crimen cayó un 74% después de que en algunas calles se implementaran fines de semana sin automóviles.

8. Hace que los vecindarios sean más vibrantes

Las mismas características que hacen que las calles sean más caminables, como un diseño más seguro y atractivo, hacen que las personas quieran pasar más tiempo en ellas y devuelven la vitalidad a los vecindarios.

9. Mejora el «sentido del lugar»

Pasar tiempo caminando por un vecindario, en lugar de ir en auto, ayuda a las personas a tener una mejor idea de lo que lo hace único, y es más probable que quieran ayudar a cuidarlo.

10. Impulsa la creatividad

Si un vecindario es caminable, es más probable que se convierta en el hogar de arte callejero y eventos al aire libre; por lo tanto, el arte público y los eventos culturales pueden ayudar a atraer a las personas a las calles donde no habrían caminado antes.

11. Es universalmente accesible

Si bien no todos pueden pagar un automóvil o saben cómo conducir, caminar es universalmente accesible, e incluso aquellos que toman el metro o conducen también caminan en algunos puntos durante el día. El informe señala que el diseño de infraestructura peatonal para aquellos con menos movilidad también ayuda a mejorar la experiencia peatonal de todos los usuarios.

12. Fomenta la interacción social

Las calles caminables reúnen a personas que de otro modo no se conocerían. Un estudio de la década de los sesenta demostró que las personas que vivían en calles con más tráfico de automóviles tenían menos probabilidades de conocer a sus vecinos.

13. Fortalece la identidad de la comunidad

A medida que las personas interactúan más en las calles, también se crea un sentido de comunidad. En Irlanda, un estudio encontró que las personas en vecindarios caminables tenían un 80% más de «capital social» que las personas que vivían en áreas que dependen del automóvil.

14. Conecta a las personas de generación en generación

En Estados Unidos, los millennials prefieren caminar a usar el auto por un margen del 12%. En algunas áreas, las personas mayores también tienen más probabilidades de caminar o tomar el transporte público. Hacer las calles más caminables ayuda a unir a personas de todas las edades, incluidos los niños.

15. Construye inclusividad

La infraestructura vial, como las avenidas, puede separar físicamente y segregar vecindarios; un mejor diseño peatonal hace que la ciudad entera sea más accesible para todos. Para las personas de ingresos más bajos, que podrían perder un trabajo si su auto se descompone, puede ayudar a construir una red de seguridad social.

16. Impulsa la economía

Hacer que los vecindarios sean más caminables aumenta el número de personas que compran allí. Los peatones pueden gastar hasta un 65% más que los automovilistas. También aumenta el empleo; en Dublín, un vecindario rediseñado con zonas peatonales condujo a un aumento del empleo del 300%. En general, andar en bicicleta y caminar generan un retorno de inversión de aproximadamente $11.80 dólares por cada dólar invertido.

17. Ayuda a las empresas locales

En Brooklyn, el rediseño de un estacionamiento en una plaza peatonal aumentó las ventas minoristas 172%. Las personas que visitan los mercados callejeros en una ciudad también tienen más probabilidades de comprar en tiendas cercanas. Cuanto menos conduzcan las personas, más dinero tendrán disponible para gastar en su localidad. Un economista estima que debido a que las personas en Portland, Oregon, manejan un 20% menos que en el resto del país, ahorran más de mil millones de dólares, y gran parte de eso regresa a las empresas locales.

18. Ayuda a que las personas sean más creativas y productivas

La investigación sugiere que caminar aumenta la producción creativa en un promedio de 60%. También es más probable que seas productivo, mejores la memoria y tomes mejores decisiones después de hacer ejercicio. Caminar durante el trabajo también ayuda: un estudio interno en una empresa encontró que las personas se sentían más enérgicas, enfocadas y comprometidas después de tomar juntas caminando.

19. Mejora la marca y la identidad de una ciudad

Hacer que una ciudad sea más caminable y habitable también puede darle una identidad más fuerte y hacer que las personas quieran visitarla. Barcelona, ​​que ha trabajado para mejorar los espacios públicos y la caminabilidad desde la década de los ochenta, ha visto crecer su número de visitantes anuales un 335% en las últimas dos décadas.

20. Aumenta el turismo

Para los turistas caminar es una de las mejores maneras de experimentar una ciudad, y mejorar la caminabilidad hace que más personas estén interesadas en visitarla. En Londres, Trafalgar Square experimentó un aumento del 300% en la cantidad de visitantes después de su peatonalización.

21. Fomenta más inversión

Después de que las ciudades invierten en espacios públicos caminables, se pueden promover más inversiones en la misma zona. El High Line en Nueva York generó una inversión privada de 2 mil millones de dólares en el vecindario alrededor del parque.

22. Atrae a la clase creativa

Los profesionales calificados tienden a migrar a zonas caminables; los barrios más peatonales tienen un PIB per cápita mucho más alto y más graduados universitarios.

23. Aumenta el valor del terreno y la propiedad

Cuando los vecindarios se vuelven más seguros, más accesibles y más habitables, los valores de las propiedades aumentan. Peatonalizar una calle puede hacer que los valores de las viviendas aumenten 82 dólares por pie cuadrado. También es bueno para los propietarios, aunque no para los inquilinos: las rentas pueden aumentar 300 dólares por mes.

24. Activa la fachada de la calle

Los vecindarios caminables tienen menos probabilidades de tener muchos escaparates vacíos. En la ciudad de Nueva York, la expansión del espacio peatonal en Union Square redujo las vacantes comerciales en un 49%.

25. Reduce el costo de la congestión vehicular

Mientras más personas caminen y menos personas estén atrapadas en el tráfico en las calles, más beneficiarán a la economía. En el Área de la Bahía de San Francisco, por ejemplo, los negocios pierden 2 mil millones de dólares al año porque los empleados quedan atorados en embotellamientos.

26. Ahorra dinero en construcción y mantenimiento

Si bien la construcción y el mantenimiento de calles es costoso (EUA necesita un estimado de 3.6 billones de dólares para 2020 para reparar la infraestructura existente), las aceras son más asequibles. Invertir en las aceras brinda beneficios para la salud y la calidad del aire que equivalen al doble del costo de la construcción.

27. Reduce los costos de atención médica

La inactividad conduce a enormes costos de salud. Estados Unidos gasta 190 mil millones  de dólares tan solo en enfermedades relacionadas con la obesidad.

28. Reduce la dependencia de recursos no renovables

Los expertos estiman que al mundo solo le quedan 56 años de petróleo; los autos desperdician la mayor parte de la gasolina que usan. Caminar, por el contrario, puede generar energía si las ciudades instalan en las aceras baldosas que producen energía.

29. Minimiza el uso del suelo

Las aceras y los senderos para bicicletas son más compactos que las calles; también permiten a las personas vivir fácilmente en vecindarios más densos, a diferencia de los suburbios tradicionales que dependen del automóvil.

30. Reduce la contaminación del aire

En un solo día sin automóviles en 2015, París redujo el smog en un 40% en algunas partes de la ciudad. A largo plazo, la peatonalización puede mejorar la salud a medida que el aire se vuelve más limpio y puede ayudar a reducir la huella de carbono de una ciudad.

31. Reduce el ruido ambiental

Con menos personas conduciendo, las ciudades se vuelven más tranquilas. En el primer día sin automóviles de París, los niveles de sonido en las calles principales cayeron tres decibeles. Las plantas y los árboles, que hacen que las calles sean más caminables, también reducen el ruido ambiental.

32. Ayuda a mejorar los microclimas urbanos

Si bien las calles pavimentadas contribuyen al efecto de la isla de calor urbana, haciendo más calientes las ciudades; con aceras sombreadas y cubiertas de plantas se puede ayudar a enfriar los vecindarios de 5 a 19 grados Celsius.

33. Puede mejorar la gestión del agua

Las aceras diseñadas con superficies permeables pueden ayudar a absorber agua durante las fuertes lluvias, lo que reduce inundaciones.

34. Embellece las ciudades

Las calles y aceras generalmente constituyen la mayoría del espacio público en las ciudades; en Chicago, por ejemplo, representan el 70%. Hacer que el espacio público sea más caminable, con paisajismo, arte público y otras intervenciones, también lo hace más atractivo que un camino típico.

35. Aumenta el uso activo del espacio

En los barrios caminables, es más probable que las personas hagan uso de parques y plazas públicas y otros espacios al aire libre. En Copenhague, a medida que la ciudad se volvió más amigable para los peatones en las últimas décadas, se triplicó la cantidad de personas sentadas en plazas y haciendo uso del espacio urbano.

36. Aprovecha mejor el espacio

Las calles que se han rediseñado para ser más caminables también tienden a incorporar espacios subutilizados junto a las calles. En Nueva York, un estudio encontró que había 700 millas (1126.54 km) de espacio público subutilizado bajo estructuras elevadas.

37. Desincentiva el uso del auto

Cuando Copenhague peatonalizó su calle principal, el tráfico peatonal aumentó un 35% en el primer año. En muchas ciudades, un gran número de los trayectos son de poca distancia, y un mejor diseño hace que sea más probable que las personas prefieran caminar o andar en bicicleta.

38. También promueve el uso de transporte público

Las personas que usan el metro o el autobús para ir al trabajo tienen que llegar ahí desde su casa; una caminata agradable hace que sea más probable que quieran usar el transporte público en lugar del auto.

39. Aumenta la permeabilidad

La caminabilidad también puede hacer que las ciudades sean más «permeables», es decir, más fáciles de transitar, lo que crea una red peatonal que puede ser incluso más fácil de usar que el auto.

40. Crea puentes entre barreras

La infraestructura peatonal puede volver a conectar partes de la ciudad que habrían sido desconectadas por una infraestructura más antigua. En Rotterdam, un puente peatonal financiado por crowdfunding se extiende sobre una calle concurrida y antiguas vías de tren.

41. Hace que las ciudades sean más competitivas

La caminabilidad está directamente relacionada con la habitabilidad. Cuando Melbourne rediseñó su centro para los peatones, vio un aumento del 830% en la cantidad de residentes, y fue reconocida como la «ciudad más habitable del mundo» de The Economist cinco años seguidos.

42. Genera apoyo político

Después de que el alcalde de la ciudad española de Pontevedra decidiera dejar el automóvil en 1999, el público lo amó: ahora está en su quinto mandato.

43. Construye compromiso

A medida que las personas pasan más tiempo al aire libre en sus vecindarios, es más probable que se sientan apegadas y se comprometan a mejorar la ciudad en general. Los proyectos públicos financiados por crowdfunding están creciendo en muchas ciudades.

44. Propicia que las partes interesadas participen

Cada 10 minutos adicionales de traslado en auto reduce la participación de la comunidad en un 10%. En Los Ángeles, donde los conductores desperdician 64 horas al año en el tráfico, la ciudad está construyendo más participación al ayudar a los vecinos a transformar calles subutilizadas en espacios peatonales.

45. Inspira responsabilidad cívica

La capacidad de caminar reúne a las personas con otros miembros de la comunidad, lo que aumenta el sentido de responsabilidad. El autoproclamado «superhéroe» peatonal de la Ciudad de México, que defiende a los peatones en las calles, ayudó a generar apoyo político para el nuevo compromiso de la ciudad de cero muertes viales.

46. ​​Promueve comportamientos sostenibles

En Canadá, un estudio encontró que si las personas manejaran un día menos a la semana, podrían reducir 3.8 millones de toneladas de emisiones de gases de efecto invernadero al año. A medida que las ciudades se vuelven más caminables, se puede dar un cambio cultural que se aleje del uso del auto. Aunque el informe no lo menciona, tomar una acción sostenible también puede llevar a las personas a tomar otras.

47. Ayuda a que las ciudades sean más resistentes

Si las personas pueden caminar fácilmente, un colapso en el transporte público o una escasez de gas se vuelven problemas menores. La caminabilidad hace que las ciudades sean más resistentes a los desastres.

48. Es una herramienta para la regeneración urbana

Hacer que los vecindarios sean más caminables puede provocar la regeneración urbana. En Madrid, un parque peatonal a lo largo del río llevó a la inversión en nuevas áreas deportivas, plazas, cafeterías y la renovación de lugares históricos.

49. Permite micro soluciones flexibles

Es más probable que una calle sin automóviles o peatonal sea compatible con intervenciones emergentes y otras soluciones simples y baratas.

50. Apoya al patrimonio cultural

La peatonalización alrededor de un monumento emblemático puede aumentar el número de personas que lo visitan y apoyar los esfuerzos para su preservación. A medida que Beijing se modernizó, la ciudad decidió peatonalizar varias calles antiguas y estrechas, lo que trajo nuevos visitantes y salvó parte de la ciudad que de otro modo habría desaparecido.

Esta es una versión traducida del artículo 50 Reasons Why Everyone Should Want More Walkable Streets publicado el 24 de agosto de 2016 en la revista Fast Company.

SHARE

Más Blog
de Distrito Tec