Blog

Charlas de ciudad: Juan Alayo

miércoles, 21 febrero 2018

Lectura de 5 min.


El sábado 17 de febrero se llevó a cabo la primer Charla de ciudad en Casa Naranjos. Juan Alayo llevó la charla y dejó claro que al futuro se llega caminando.

Juan Alayo es un urbanista de Bilbao, fue pieza muy importante en la renovación de esa ciudad y es un ferviente defensor de la ciudad como campo para que las personas se relacionen en todos los ámbitos de su vida.

La presentación se dio en un tono informal, pero no por eso ausente de datos. Inició con su presentación “La ciudad para las personas” y después los asistentes, en su mayoría alumnos del Tec, pudieron intercambiar opiniones con Alayo. La ciudad nos permite encontrarnos de uno a uno con las demás personas y eso quedó plasmado en la dinámica de la charla.

“La esencia de una ciudad es estar al servicio de la sociedad, proporcionar a las personas la máxima accesibilidad posible a todo aquello que necesitan en sus vidas como son bienes, servicios, educación, salud, relaciones sociales, trabajos potenciales, entre otros aspectos”, dijo Juan Alayo.

La elección de palabras no es incidental. Para Alayo se trata de priorizar la accesibilidad, sobre la movilidad e incluso critica de las administraciones latinoamericanas el ignorar, en muchas ocasiones, el caminar como una forma de transportarse.

Alayo adopta el término de accesibilidad como la posibilidad de disfrutar todo lo que la ciudad tiene para ofrecer a distancias caminables. Compartió datos sobre Bilbao, como por ejemplo que en tan solo un kilómetro de calle había 250 locales comerciales; luego lanzó la pregunta al foro: “¿se imaginan un centro comercial de estas dimensiones?”

Subrayó que lograr una ciudad para las personas requiere fundamentalmente de proximidad, es decir, que la forma urbana sea más compacta y la densidad mayor. Resaltando que densidad mayor no necesariamente significa altura.

Apostar por la re-densificación es importante porque entre más dispersa este la población, más difícil es cumplir con el objetivo de brindar a la ciudadanía condiciones para vivir con calidad y desarrollarse como personas.

“Las ciudades se están diluyendo, crecen constantemente en el territorio, pero la densidad es cada vez más baja, lo que las hace insostenibles. La mancha urbana es más grande porque la mayoría se están desarrollando en la periferia, hay más polución y congestión, lo que conlleva efectos negativos ambientales, sociales y económicos”, dijo.

 

De ahí su énfasis en reducir las distancias de los desplazamientos en las ciudades, porque de este modo se vuelven más eficientes. En esta búsqueda es que Alayo ve la manera de combatir los continuos problemas de movilidad a los que se enfrentan urbes como Monterrey y que se traducen en más congestionamientos en las calles y, por consiguiente, niveles más altos de contaminación y un deterioro en la salud de las personas.

“Si las ciudades están más concentradas y densas se reducen los desplazamientos, por lo tanto, los costos en infraestructura serán menores y se verán beneficiadas más personas por metro cuadrado. Debemos continuar impulsando innovadores proyectos de urbanización y distribución que respondan a las necesidades de los ciudadanos”, comentó.

Agregó que el progreso es innovación, “cuando haces cosas distintas y mejores te conviertes en más eficiente, más productivo, y no estoy hablando aquí de cuestiones materialistas de decir que solo haces más dinero, sino que hay producción en todos los campos del hacer humano: la capacidad de crear arte, mejores espacios para las interacciones sociales, conocimiento y mucho más”.

Enfocado a la ciudad de Monterrey, Alayo destacó que uno de los primeros proyectos que deberían emprenderse serían en el centro, por su amplia accesibilidad.

“Esta zona está a punto de caramelo, tiene un potencial inmenso por sus cuadras perfectamente delimitadas, su centralidad como accesibilidad. Lo que es increíble es que no tenga vida, que haya predios en el centro que sigan baldíos, años y años después, ¿qué sentido tienen que estén?”.

Por último, resalto la labor trascendental que está llevando a cabo el Tecnológico de Monterrey a través de la iniciativa DistritoTec en la que se logran vincular organizaciones, ciudadanos y autoridades para llenar de oportunidades de progreso a los habitantes de esta zona al sur de la ciudad.

“Esa es la principal función de las universidades, mejorar el capital humano de la nación. Recordemos que la educación es la base de cualquier progreso, ya sea económico, social o cultural, aquí el Tec esta cumpliendo con el compromiso que tiene de apoyar al desarrollo de la sociedad con este ejemplar proyecto”, dijo.

SHARE

Más Blog
de Distrito Tec