Blog

Giada, un pedacito de cielo

lunes, 30 septiembre 2019

Lectura de 5 min.


Una gelateria artesanal italiana endulza el Distrito con más de 50 sabores que, según sus clientes, saben a pedacitos de cielo.

Giada Gelateria Artigianale Italiana llegó en 2017 al DistritoTec para traer pedacitos de cielo a la zona. Así describe Gerardo Albertino, dueño de Giada, a sus helados, inspirado por un comentario que le dejaron en redes sociales.

Gerardo, originario de Italia, dice que siempre quiso tener su propio negocio de gelato. En su país trabajó en una gelateria y le gustaba mucho el contacto con las personas. Su esposa, Lorena Dávila, es de Monterrey y se convenció de establecer el negocio en la ciudad al ver que no había gelato original. “Tener un producto diferente de lo que la gente está acostumbrada aquí a comer es lo que me impulsó en venir a abrir aquí la gelateria”, afirma.

Por otro lado, Lorena dice entre risas que ella no quería abrir una heladería. Incluso confiesa que cuando recién llegó a Italia no quería probar el gelato. Pensaba que sería como otros helados que había comido en México que no le gustaban. “Pero ya cuando lo probé literalmente todos los días quería ir a comer gelato italiano porque me encantaba”, asegura.

Desde 2016 comenzaron a entretener la idea de regresar a Monterrey, a finales de ese año se instalaron en la ciudad y en mayo abrieron Giada. Originalmente se ubicaban en Plaza Fiesta San Agustín, pero decidieron mudarse a la zona de DistritoTec porque el 80 por ciento de sus clientes venían de esa área. Además les gusta la zona, el ambiente tranquilo, los vecinos amables y la facilidad para andar a pie.

Para Giada, DistritoTec es un gran trampolín, señala Gerardo, porque les ha ayudado a que más personas los conozcan. Comenzaron a participar en Callejero luego de que vieran que la calle se cerraba una vez al mes para diferentes actividades y un mercado.

“La primer cosa que nos preguntan al llegar aquí es ‘¿qué es la straciatella?’”, dice Lorena. “Es nuestro gelato estrella, junto con el pistacchio, pero la stracciatella no puede faltar”. Explica que es helado de flor de leche con trocitos de chocolate. Su nombre viene del italiano “stracciare” que significa romper. Al agregar chocolate líquido al helado, se endurece y se rompe en trocitos.

Aunque inicialmente contaban únicamente con 12 sabores clásicos como vainilla, flor de leche, chocolate, mango, fresa o limón, hoy en día tienen unos 50 entre sorbetto, hecho con agua, y gelato, hecho con leche. Gerardo señala que en la vitrina sólo hay espacio para 18, por lo que los van rotando. 

En Giada les gusta experimentar con los sabores y han incorporado dulces regionales o frutas típicas del país en su repertorio. “La receta más exótica para mi aquí es la gloria de Linares”, comenta Gerardo, “porque es un sabor que en Italia no existe. Tuve que desarrollarlo aquí en México porque es un dulce muy tradicional”. Mientras que el sorbetto de aguacate fue a petición de una clienta que los visita mensualmente desde Ciudad de México.

Para Gerardo lo más importante es que sus clientes se sientan como parte de la familia y que sean felices mientras disfrutan su gelato. “Mucha gente viene y se queda una hora, una hora y media aquí platicando mientras se come su helado y es lo que nos gusta, que sea un ambiente familiar”, dice Gerardo. A Lorena, por su parte, le gusta escuchar cuando sus clientes les dicen que han visitado Italia y que el gelato les recuerda a aquel país.

Visítalos en Avenida Luis Elizondo 325, en la Colonia Altavista, para una probadita del gelato italiano original.

SHARE

Más Blog
de Distrito Tec