Blog

Salvador Alva: Perseguir los sueños

Martes, 22 agosto 2017

Lectura de 4 min.


En el marco de la inauguración de la nueva Biblioteca en el Tecnológico de Monterrey, Campus Monterrey, Salvador Alva nos compartió esta editorial.

 

Decimos en el Tec que nuestra visión es “formar líderes con espíritu emprendedor, sentido humano y competitivos internacionalmente” y resulta increíble que en sólo diez palabras descanse todo el peso de nuestra institución. Sin embargo, el peso no siempre es el mejor compañero de los cambios y por eso yo traduzco a menudo esta declaración diciendo que “formamos soñadores que persiguen sus sueños”. Porque los sueños no se encuentran acotados por la realidad que compartimos, son aspiraciones que rompen el tiempo y el espacio.

¿Cuál es la relevancia de inaugurar una biblioteca? ¿Por qué es este un momento especial para la Comunidad del Tecnológico de Monterrey? Porque estamos celebrando y ratificando lo que somos: una comunidad que cree en los sueños y los hace realidad.

Hace unos años anunciamos el inicio de la transformación de este espacio. Lo hicimos públicamente y provocamos entonces distintas reacciones. Meses de arduo trabajo después, gracias a la labor apasionada de cientos de personas, podemos ser testigos de cómo lo que parecía una locura es hoy una realidad. Somos parte de un nuevo camino que se abre para esta institución y somos también parte de su historia.

La biblioteca cautivó desde el primer día de clases a nuestra comunidad. Alumnos y profesores han hecho un homenaje a esta biblioteca de ensueño llevando los recursos instalados más allá de los límites de lo esperado. La nueva biblioteca, gracias a esos soñadores que se niegan a dejarla sin compañía, se ha llenado desde el inicio de su existencia de hallazgos, de encuentros, de vida y sobre todo de un ambiente que nos deja en claro que en materia de futuro no hay instructivos.

Por eso es que reducir la importancia de esta nueva biblioteca a un tema de diseño o de estética es quedarse con una reflexión superficial. Esta biblioteca es una renovación de la confianza que el Tec tiene en su comunidad; confianza en que serán capaces de comprender una realidad cambiante, en que los jóvenes que hoy llenan pasillos del campus podrán agarrar el futuro entre sus manos y volverlo esperanzador para todos.

Los recursos que ahora están a nuestra disposición en este recinto de colaboración y conocimiento son un reflejo de las expectativas que tenemos puestas en la generación que hoy ocupa nuestras aulas y en las generaciones que vendrán. En esta nueva biblioteca están todas las herramientas para que logremos como comunidad responder a las grandes problemáticas de nuestro tiempo, pero por sí sola no brinda ninguna solución.

Mi visión es que a través de espacios como este podrán materializarse los sueños que están a la altura de los retos que enfrenta nuestra realidad. Sueños tan grandes que rebasan nuestros anhelos individuales y nos hacen entender que sólo pueden sostenerse si los compartimos. Esos sueños que escapan a mi imaginación son los que estoy seguro perseguirán y harán realidad los soñadores que formamos en esta institución. Y eso es lo que es esta nueva biblioteca, una herramienta para hacer los sueños realidad, para vencer los límites de nuestro tiempo, para poner a prueba las respuestas prefabricadas y los caminos trazados.

El riesgo es que este magnífico espacio hecho para que nos sorprendan deje entrar antiguos miedos, restricciones, individualismos y que, más que un paso hacia una nueva cultura, sea un monumento a la obsolescencia. No debemos suponer que nuestro andar ha terminado; la biblioteca, como el presente que nos ha tocado, está en construcción permanente y nuestro trabajo como comunidad es mantener las condiciones para que éste espacio se mantenga vivo, dinámico, incluyente. La biblioteca no es un regalo que hemos recibido porque lo merecíamos, es, en todo caso, un compromiso con el futuro que no podemos ni debemos eludir.

Con la nueva Biblioteca la comunidad del Tecnológico de Monterrey está asumiendo el reto de cambiar la historia, de dotar al porvenir de una personalidad más atrevida y próspera. Hoy estamos dando un paso firme en el camino de llevar a nuestro país hacia una economía del conocimiento.

Por todo lo anterior es que me parece no sólo pertinente, sino responsable hablarles directamente a ustedes los soñadores y pedirles tres cosas: Nunca consideren que es opción fallarle a nuestro país y nuestro tiempo. Entusiasmen a otros y súmenlos en esta tarea porque no basta con llamar al cambio, hay que ser parte de él. Finalmente, sigan siempre soñando ya que sólo cuando hay sueños por alcanzar es que persisten motivos para movernos hacia ellos.

Salvador Alva

Presidente del Tecnológico de Monterrey

SHARE

Más Blog
de Distrito Tec