Proyecto

Punto Blanco

Evolución del Campus

Un oasis de silencio en el Campus Monterrey para la introspección, la meditación, el encuentro profundo con uno mismo y con el otro.

Este es el Punto Blanco

Un espacio que invita a hacer un alto en el camino, bajar la ansiedad y tomarnos un tiempo para reflexionar, pensar y meditar en lo que es importante.

Un espacio diseñado para la introspección, la meditación, el autoconocimiento y el encuentro espiritual

A partir del 15 de febrero la comunidad del Tecnológico de Monterrey podrá disfrutar de momentos de quietud y silencio en Punto Blanco, un nuevo espacio ubicado en el Centro Estudiantil que fue diseñado para fortalecer el espíritu a través de la introspección, la meditación y el autoconocimiento. Con ello lo que se busca es que las personas que interactúen en Punto Blanco puedan enriquecer la tradición espiritual propia, así como abrir la posibilidad de conocer diversas prácticas espirituales.

Como su nombre lo indica, se trata de un lugar blanco, símbolo de pureza y simplicidad, que busca con un diseño y una estética minimalista ofrecer momentos de quietud y paz. La configuración de este espacio invita a la pausa para estar en total tranquilidad con el espíritu. Tiene una forma redonda, circular, símbolo de la perfección, con cortinas blancas que cuelgan del doble techo y en la que se reflejan luces tenues cambiantes; la sensación que el espacio genera es, al mismo tiempo, de vacío y de intimidad, la fórmula perfecta para el encuentro con uno mismo. Además, hay tarjetones con meditaciones guiadas e información para conocer distintas tradiciones espirituales.

En Punto Blanco se podrá desarrollar cualquier tipo de práctica espiritual, pues es un espacio que acoge la espiritualidad de toda creencia y credo. Para ahondar en el desarrollo de los temas espirituales, se contempla que Punto Blanco sea un espacio que invita al estudio y a la lectura de libros que aborden diversos temas relacionados con la meditación, así como técnicas y prácticas diversas de espiritualidad. Además, los usuarios podrán usar tabletas con aplicaciones especiales para conocer con mayor profundidad sobre su propia tradición espiritual y, también, sobre otras tradiciones espirituales.

El lugar está abierto para todo público de lunes a viernes de 8:30am a 5:30pm, tiene acceso para sillas de ruedas y está en silencio constante, excepto por una hora de música en la mañana (de 10:45 a 11:45am) y otra hora por la tarde (de 3:30 a 4:30pm). La música ha sido elegida por alumnos de los programas de Ingeniero en Producción Musical Digital (IMI), para conocer la espiritualidad representada en música de diversas culturas y de múltiples instrumentos.

Punto Blanco, además, contará con un programa de actividades en la tarde para fomentar la reflexión espiritual a través de eventos puntuales o ciclos temáticos.

La comunidad del Tecnológico de Monterrey podrá refugiarse en paz y tranquilidad, en un espacio de reflexión y meditación que respeta la diversidad de creencias, credos y prácticas espirituales.

Inauguración de Punto Blanco

Con una pequeña ceremonia vivencial que contó con la presencia de varios directivos, alumnos y maestros del Tecnológico de Monterrey, se inauguró al mediodía del 15 de febrero el Punto Blanco.

Otros proyectos
de Distrito Tec