Reforestación Extrema

La organización Reforestación Extrema, encabezada por Cosijoopii Montero, ha logrado en poco más de 10 años de existencia empujar el tema de la arborización urbana en la agenda pública de la ciudad y el estado.

Por el año de 2005, Cosijoopi Montero dirigía una revista cultural. Una de las dinámicas más comunes para mantener una buena relación entre los lectores de publicaciones de este tipo, es la de hacer promociones para regalar entradas a conciertos y otro tipo de espectáculos culturales. Sin embargo, Cosijoopii le dio un giro interesante a esa dinámica: a cambio de recibir la entrada gratuita, los lectores ganadores tendrían que ayudarle a plantar un árbol. De manera espontánea, una parte de sus seguidores comenzó a preguntar cómo podían ayudar a plantar más árboles y esa fue la señal que lo empujó a iniciar con una serie de actividades en torno a la reforestación.

«Tenía que aprovechar la iniciativa de la gente», recuerda. Así que después de tres años de organizar la plantación de árboles como pasatiempo, decidió en 2008 formalizar esta actividad al fundar la organización Reforestación Extrema. «Entendimos que sólo a través de la participación ciudadana y la constante plantación de árboles en los espacios públicos podíamos resolver una grave falta que tenía –o que todavía tiene– la ciudad».

A la vuelta de 10 años, Cosijoopii se ha convertido en uno de los personajes centrales que ha empujado un necesario cambio cultural en la ciudad, específicamente en el tema del cuidado del patrimonio arbóreo de la ciudad. Lo ha hecho a base de un activismo apasionado, casi extremo. «El árbol ya es un tema de agenda pública, se puso de moda digamos», dice, «la gente ya conserva los árboles, los protege. Es difícil encontrarse casos de gente que destruye árboles sin razón alguna».

Para dimensionar esta nueva actitud en torno al cuidado del árbol, Cosijoopii asegura que en Monterrey se han plantado en los últimos seis años más árboles que toda su historia. «Los municipios están tomando acciones para reforestar, también te das cuenta que los funcionarios públicos están más capacitados para el tema», reconoce Cosijoopii, «gran parte del cambio cultural que se ha dado es precisamente por el trabajo que hemos hecho en doce años».

Con más de una década de experiencias acumuladas, la plantación de árboles para Reforestación Extrema se ha convertido más que en su razón de ser, en una responsabilidad cívica. «Es parte ya de nuestra forma de trabajar de manera cotidiana, para nosotros seguir plantando árboles es parte de la responsabilidad que tenemos».

Reforestación Extrema trabaja en conjunto con DistritoTec en estos proyectos: