Tejedoras de Imágenes

En la actualidad tenemos un gran abanico de opciones y herramientas para contar historias. Incluso lo podemos hacer en el instante, a través de mensajes de texto y otros servicios de mensajería instantánea que nos han “liberado” del “yugo” del tiempo y el espacio: basta con teclear en el teléfono, pulsar enviar y esperar una respuesta para entablar una “conversación”. Por si ese proceso no fuera lo suficientemente “económico”, rematamos palabras y hasta frases enteras por medio de emojis.

Ante este escenario, ¿por qué resultaría importante preservar y fomentar la narración oral? Para las Tejedoras de Imágenes, el grupo de narradores fundado por la maestra Rosa Martha Sánchez, «la narración oral es una herramienta poderosa que nos permite entretener, inspirar, conectar y transmitir el amor por el lenguaje y las historias». Resulta importante fomentarlo «ya que a través de ella se preserva la memoria de los pueblos, se fomenta la lectura, se activa la escucha y la imaginación, y permite la sana convivencia de la familia y amigos».

Desde 1993, las Tejedoras de Imágenes han usado su voz para transmitir historias populares a cientos –quizá miles– de personas, historias que por cierto adquieren una nueva dimensión al ser interpretadas y narradas. Incluso hay cierto histrionismo en el proceso, algo que entretiene a chicos y grandes.

A casi 25 años de haber iniciado con las Tejedoras de Imágenes, el propósito de este grupo se ha mantenido intacto: acercar a los regiomontanos con el arte de la narración oral. Para Mireya Leal –quien forma parte de las Tejedras– «esa sensación de saber que sembraste en ellos (el público) alegría, amor y esperanza, es lo que me llevo en el corazón y me motiva a seguir en este camino».

Recuerda que desde que vieron una publicación en Facebook sobre el primer evento de Callejero que se realizó en 2015, no dudaron en ponerse en contacto con DistritoTec. «Me gustó mucho el concepto», dice, «se ve que las familias disfrutan de este espacio de convivencia sana y divertida. Afortunadamente comenzamos a participar a partir del segundo Callejero».

Desde entonces las Tejedoras se han convertido en parte fundamental de la oferta cultural y de entretenimiento en Callejero. Micrófono en mano, las narradoras comienzan a tejer historias que cautivan a niños y adultos, en un espacio que normalmente está reservado para la circulación de automóviles pero que el primer domingo de cada mes se transforma en un área de convivencia familiar. «Nos sentimos felices de formar parte de Callejero, cada domingo el público que nos escucha (sean niños, jóvenes, adultos o personas de la tercera edad) nos enriquecen, nos llenan de energía, nos encanta ver a las familias contentas, imaginando con nosotros».

Tejedoras de Imágenes trabaja en conjunto con DistritoTec en estos proyectos: