Blog

Turismo de lo cotidiano

miércoles, 13 diciembre 2017

Lectura de 4 min.


Gloria es una estudiante de intercambio que tuvo la oportunidad de vivir un semestre en el distrito. No te pierdas esta oportunidad de ver, a través de sus ojos, cómo se hace turismo de lo cotidiano.

Gloria Laula es estudiante de intercambio en el Tec de Monterrey. Tiene 21 años, y es originaria de Bailén, España. Actualmente estudia Mercadotecnia en la Universidad de Granada. Este semestre, además, estuvo colaborando en la iniciativa DistritoTec.

Muchos pensarán que hacer esto es una locura: ¿quién quiere pasear por nuestras calles?, ¿hay algo que contar de ellas? Con este artículo voy a tratar de demostrar que las calles de este distrito nos dicen mucho a cada paso y que hacer un tour a pie por ellas es una de las mejores formas de aprender a escuchar lo que nos cuentan.

Los Distritours –como dimos en llamarles de cariño– tienen lugar en cada Callejero. Salen desde la caseta de información y las temáticas varían en cada edición. Aunque parezca mentira nuestro distrito no da para un solo tour, sino para muchos. 

Cuando me propusieron la tarea de hacer de guía en los tours mi primera reacción fue sentir algo de miedo; no sólo estaba en un país que no conocía, sino que tenía que transmitir entusiasmo por un lugar al que acababa de llegar.

Pero sólo me bastaron unas semanas viviendo en el distrito para coger confianza en que sí… yo era capaz de hacerlo. ¿Por qué? porque la gente que vivía a los alrededores me enamoró y los proyectos e ideas que salían de DistritoTec me entusiasmaron. La suma de pequeñas cosas me hizo entender lo increíble de lo cotidiano: el puesto de tacos mañaneros de cerca de casa, las lucecitas que decoran muchos establecimientos de mi colonia, el señor que vende dulces mexicanos bajo el puente, y las personas que muy amablemente me preguntaban ‘¿de dónde eres?’ y cuando respondía me decían: ‘¡que padre! siempre he querido ir a España’.

Y por fin llegó el día. Era domingo 3 de septiembre y ahí estaba yo: parada en el quiosco de información de callejero esperando a mi primer grupo. Fue un grupo muy numeroso y lleno de niños. Ese día visitamos los dos nuevos edificios del campus: la Biblioteca y la Carreta .

Cuando hay niños todo es más especial, pero también más complicado; tienes que hacerles llegar ideas que revolucionarán su vida como por ejemplo: que los peatones deben tener prioridad sobre los carros, el reciclaje, cuidar el medio ambiente.

Ése fue el primer tour de los nueve que hice este semestre, y de todos ellos salí muy feliz de ver llegar a la gente sin grandes expectativas sobre el tour y terminar con una gran sonrisa de satisfacción y de orgullo por vivir en este distrito que está viviendo una vibrante transformación. La felicidad que me da, me es difícil expresarla con palabras.

La gente viene a los tours por distintos motivos: porque nosotros se lo proponemos o incluso porque les da pena decir que ‘no’, pero ves cómo se emocionan, preguntan y se divierten a medida que avanza el tour. Los vecinos plantean preguntas que muchas veces acaban siendo una gran retroalimentación para la iniciativa.

Los tours comienzan mirando hacia el pasado y explicando dónde surgieron los problemas que hoy sufrimos en el distrito. A continuación, todos los participantes del tour se presentan para ganar confianza en el grupo, ya que los tours duran aproximadamente una hora y es importante que se sientan cómodos. Después, surge la magia y todo fluye como si se tratase de un grupo de amigos paseando por la calle. El tour no puede terminar sin tener una foto del recuerdo que sirva para no dejar de olvidar toda la magia que se puede descubrir caminando a nivel de calle.

Me despido de mis Tours y de DistritoTec dando las gracias a todas y cada una de las personas que hacen posible esto y les invito a disfrutar de los siguientes Tours en los próximos Callejero.

SHARE

Más Blog
de Distrito Tec